El muro del que nadie habla

El muro del que nadie habla

abril 15, 2019 2 Por Corro Por Chile

Esta columna está dedicada todos los runners chilenos que participaron hoy del Maratón de Boston, especialmente a mi amigo Christian Gutiérrez, quién pese a las adversidades que enfrentó en la carrera, cumplió su sueño convirtiéndose en maratonista finalista de Boston 2019.


Todo hemos leído en las redes sociales frases como: “corre cuando puedas, camina si tienes que hacerlo, gatea si es necesario, pero nunca te rindas”, “La alegría está en la lucha, en el esfuerzo, en el sufrimiento implicado, no en la propia victoria”, “La magia es creer en ti mismo. Si puedes hacer eso, puedes hacer que cualquier cosa suceda”, “El cansancio es temporal, la satisfacción y el orgullo de llegar a la meta, es para siempre”, entre otras. O vídeos que nos hablan de que nuestra mente puede todo, que podemos contra todos los obstáculos, con algo de música de fondo, activando nuestras neuronas espejo, que nos hacen identificarnos con el personaje principal o con los actores que comienzan a aparecer, cumpliendo todos sus objetivos. Y uno piensa, “llegaré y me pondré mis zapatillas y saldré a correr”, “mañana si o si me levantaré temprano a entrenar”, “si él puede yo también puedo correr una maratón”, “todo es cosa de querer”. Pero qué pasa al día siguiente, uno se quiere levantar, pero el sueño puede más, el frío es más intenso y ahí, postergamos o que pasa cuando llegamos tarde de una ardua jornada laboral, donde todo nos pesa y solo queremos estirarnos en la cama y comer. O le has pasado de estar en medio entrenamiento y acordarse del video o la frase y pensar, así no era como lo había imaginado. O estar en medio del proceso de preparar una carrera y perdemos la motivación, perdiendo el sentido de querer seguir poniendo energías, comenzamos a cuestionarnos si vale la pena quitar horas a la familia para ello, si vale la pena el levantarse temprano, si vale la pena pasar por frío, por hambre, por dolores musculares, entre otras cosas. En cada ejemplo, yo logro ver al “muro”, no ese “muro” que todos hablamos, asociado al que se vive en una maratón, si no a uno mucho más rudo, mucho más alto y difícil de romper.

Pero ahora, ¿cómo somos capaces de romper ese muro?, si no tenemos un refuerzo previo, si durante el deporte estaremos sufriendo, si los beneficios que esperamos obtener como bajar de peso vienen después de meses y no de inmediato. Si durante un proceso nos duele el cuerpo, estamos cansados, no se ven resultado, ya que, no estamos compitiendo, solo entrenando.

Bueno, todos hemos leído, de la importancia de conocer la diferencia entre establecer metas a corto y a largo plazo y cómo, las de largo plazo son las más difícil de conseguir, porque requerirán de un mayor esfuerzo, sin reforzador inmediato, aunque la satisfacción sea mayor al final. Bueno, estos son conceptos claves a tener en cuenta, para nuestra planificación y organización de estrategias, que nos permitan romper el muro.

Entonces, ¿Qué podemos aplicar para superar dicho muro y conseguir estas metas a largo plazo? Un buen tips, es poder fragmentar la meta en pequeños pasos o micro metas, involucrando conscientemente reforzadores primarios (comida y dormir, en este caso), por ejemplo: Siempre ten claro, que tus micro metas deben ser diarias y con refuerzos diarios, por ejemplo; micro meta: 1.- salir 2 veces a la semana y lograrlo. 2.- lograr trotar 2k seguidos. 3.- lograr trotar 5k seguido y así sucesivamente e ir subiendo la meta hasta llegar a 10k. Asimismo, si quieres cambiar tu rutina, comenzar a hacer deporte y te planteas la meta de correr tus primeros 10k. Te sugiero que primero partas un fin de semana (así no estás cansado/a) y organices tu día entorno a dicha actividad, toma un rico desayuno, luego sal, pero no a sufrir, si sufres paras y así sucesivamente, luego llega a casa y come algo rico, pero saludable y descansa, al término del día reflexiona y mira todo lo que lograste durante esta jornada e identifica las cosas que te dieron placer o causaron alegrías (ahí está la clave, ya que, si las identificas, las puedes volver a replicar en tu próxima salida y ampliar sus efectos). Ahora si estas, a la mitad de un proceso y pierdes la motivación, solo céntrate en el día a día, nunca en la semana que tienes por delante o en el tiempo que queda para la gran carrera, ya que, generalmente esta desmotivación aparecerá en la mitad o el en último periodo. Si te focalizas día a día, entreno a entreno y lo mezcla con rica comida al terminar la jornada, diciendo: “me lo he ganado, hoy comeré un shawarma” (a mí eso siempre me motiva) y te premias con buen descanso (ambos reforzadores primarios), ya que, fuiste capaz de sacar ese día tu tarea y por eso eres grande, verás que eso ayudará a hacer que vuelva la motivación y ojo, nunca caigas en el error de pensar e imaginar que te toca al día siguiente, porque eso, si estas desmotivado, solo generará cansancio y algo de frustración, solo se piensa en la siguiente tarea al despertar, nunca antes.


Alex Allendes – Psicólogo