Los 21k de Jovi

Los 21k de Jovi

abril 17, 2019 0 Por Corro Por Chile

Lo bueno de ser runner es que si algo sale mal, se puede volver a intentar y mejorar en lo que se falló; Jovi nos comparte su experiencia de lo que fue su mejor medio Maratón, una historia de superación y constancia donde el rival siempre fue ella misma.


Todo empezó después del MDV2018 cuando me fue, según yo, más o menos y me quedé con la bala pasada, entonces busqué al mejor coach quién aceptó entrenarme sólo si soy constante y no tengo excusas para no cumplir un entreno y dije ok, quiero hacerlo y puedo hacerlo, debo confesar que cuando me llegó el primer plan en noviembre o diciembre no recuerdo bien, dije what? Acaso cree que soy Keniata?, 6 días de entrenamiento? Sólo 1 día de descanso? Tantas horas de pista? Ir a masaje? Tanta agua? Entre otras preguntas y porfiadez que las verbalice, porque no soy de quedarme callada, pero él siempre tuvo la respuesta perfecta, motivadora y adoc, yo quedaba indefensa ante su argumento, nunca me trató como una más, nunca hizo copy-paste del plan, ni me metió en un saco común, era muy personalizado, y bueno, el que sabe sabe no más.
Acto seguido Adidas Runners Santiago me regaló el cupo, no podía desperdiciarlo. Y empecé, lenta, poco motivada con mis ritmos de 6:30 o bordeando, incrédula de poder cambiar esa realidad, me daba la paja mundial de la vida llegar de la pega, un lunes por ejemplo, a cambiarme y salir a correr esos 40min del plan, que después me eran cuestionados: cómo me sentí? Dónde corrí? Entre otras preguntas que debía rendir cuentas; confieso que en un inicio fue por cumplir pero el hábito se fue creando de a poco, no tenía excusas, no soy mamá aún ni nada que me impida salir a cumplir el plan después de la pega, si me tocaba pista: reporte de ritmo, tiempo, sensaciones, etc, etc; Pero se venía el primer obstáculo: mi matrimonio, tenía la cabeza en todo menos en correr pero el coach es tan seco que acopló el plan para esas épocas y si bien enero no fue un buen mes de entrenamiento, se hizo lo que se pudo, al menos la motivación estaba. Llegó febrero y fue el mes con más kms corridos, fue un mes groso, ritmos topísimos, 50 kms semanales, nooo la cumbia, pero llegó marzo y con él la luna de miel, fueron 2 semanas de plan “especial” corrí en Cancún con ritmos bacanes pero de 6 días a la semana corrí 3, bajé al 50% y las 2 últimas semanas de marzo más la 1era semana de abril le puse Wendy, así el coach diga que lo que no se corrió no se recupera, igual quise ponerle, había mejorado ene, nunca más ritmos sobre 6:00 el km, harta pista y en eso debo agradecer a mi pacer y marido Enrique, quien me acompañó en todo este proceso con amor y paciencia e incluso el coach le daba instrucciones de cómo llevarme y no dejarme bajar los ritmos en los entrenos y mds.


Llegó la Expo maratón, mi pacer y yo nos sentíamos dueños de casa, AR marcados en el pecho con mucho orgullo. Llegó el día, dormí poco por la ansiedad, desperté y me tomé mi café (a mi la cafeína no me causa estragos) y me comí mi chocolate, odio los chocolates pero los como para los largos y para los 21k porque no consumo azúcar pero estas ocasiones lo ameritan y mi cuerpo necesita esa azúcar, salimos y caminamos hasta el punto de encuentro AR, calentamos con el grupo, foto grupal, nervios y ansiedad ocultos tras los saludos y abrazos, encajonamiento; partíamos 8:45 fuimos los primeros en largar en la segunda oleada, ya estábamos ahí mi ansiedad y yo, nerviosa tratando de no bajar el ritmo, mantuvimos un 5:37 hasta el 11k recuerdo ver a la Nella que gritó mi nombre para sacarme foto pero más que eso fue un golpe de energía que en ese momento la estaba perdiendo, gracias Nella!! y después 5:42 hasta el 15k y la cabeza empezó a guatear, en Grecia y Pocuro sentía que corría para atrás, el calor me estaba matando y miraba el reloj y me acercaba a 6:00 y me daba rabia quería llorar y mi pacer me alentaba pero como es mi marido sentía la confianza de tratarlo mal, amor si lees esto, perdón otra vez, me decía Jovi estamos casi a 6:00 si sigues así no lo vas a lograr y yo lo mandé a callar varias veces, pobre mi amor, me decía estás bajando el ritmo, apúrate alarga la zancada y yo: bueno entonces andate tú, era parte del estrés, perdón amor; mención honrosa para él que en todos los puntos de hidratación yo pasaba de largo sin bajar el ritmo y él pasaba a buscar agua o isotónica entre todo ese tumulto y me perseguía con los vasos llenos hasta alcanzarme y yo bebía sin detenerme, somos tremendo Team; una vez en Eliodoro me decía ya aquí recuperamos y yo lo amo pero de verdad quería que se callara jajajaja.

Pero después analizo y no habría sido lo mismo sin él; llegamos a la Alameda y ahí fue cuando apreté cachete como al inicio porque hubo mucha gente que dijo mi nombre no sé si porque me conocían o porque mi número decía Jovi pero fue un push de energía y más cuando vi otra vez a la Nella por segunda vez, más fotos pero más que fotos fue ver a alguien de mi Team y sentir un golpe de energía increíble, el ritmo subió notablemente, quedaba 1km y estaban los amigos de Runclub, Claudito Romero y su people, también nos sacaron foto pero yo no caché, eso lo supe porque me contó mi pacer después; y como nunca no posé para ningún fotógrafo que me obstaculice mi paso, los veía y pensaba: obstáculo, y me iba por detrás de ellos, eran segundos valiosos, me importaban un pepino las fotos, me había sacado la mugre entrenando para perder segundos frente a un fotógrafo, y cuando estábamos a 100 metros de la meta había mucha gente llegando y el banderista nos dijo: por la derecha también pueden ingresar y eso hicimos, eran segundos valiosos pero no salimos en ninguna foto, filo, el objetivo es más importante.
Crucé la meta con PB 2:04 busquen mi número 18389, fui la 3.411 de 10.789 general, la 603 de 3.552 de mi categoría y la 112 de 659 de mujeres, según el chip ningún parcial sobre 6:00, quizá para los secos que leen esto es algo penca pero me saqué la mugre, jamás tuve excusa ni en mi matrimonio ni luna de miel, no subí entrenamientos manuales todos fueron legales, mi coach no permitiría algo así, si bien tenía planificado 1:58 no pudo ser porque el calor me mató, Pocuro me destruyó y estoy al debe con eso, lo voy a superar, no me puede ganar una simple calle, lo haré hasta que no me cueste, como el cerro, como los ritmos bajo 6:00 como todo lo que me propongo y si bien quedé feliz, bien en el fondo no estoy conforme, voy a bajar las 2 horas y se los contaré aquí mismo, lo prometo. Ahora quiero ser mamá y estoy en campaña pero si no sucede hasta Viña, leerán aquí mismo mi relato de cómo lo logré.

Gracias Steve Mwangi (el coach más seco del mundo mundial).
Gracias Enrique a Wachtendorff (el p acer y marido de mi corazón).
Gracias Caro, Cata, por los consejos.
Gracias Adidas Runners Santiago por el apañe, por el cupo, por tanto a cambio sólo de esfuerzo.
Feliz de haberme encontrado en la vida con gente tan linda.
Nos vemos en mi relato de 21k en menos de 2 horas.

Jovi – 21K en Maratón de Santiago